...

...

miércoles, 12 de julio de 2017

LA CONSPIRACIÓN (y el Summorum Pontificum)

Resultado de imagen para imagenes conspiraciónPor Dardo Juan Calderón.
   
   En los últimos tiempos, el blog Infocaótica ha dado muestras de un verdadero caos de información. Saca diferentes fragmentos, unos buenos, otros no tanto y otros francamente malos. Dejaremos para más adelante esta ojeriza con la cuestión de la Devotio Moderna que les hace vomitar del pobre Kempis amparados en la teología opusdeana y modernista de Félix Arocena, y nos concentraremos en un articulillo referido a La Conspiración.


    Parece que no hay ninguna y que la sola idea de que pudiera haberla lo deja a uno del lado de los locos de remate, el resumen del artículo es esta frase:

 ¿Hay conspiraciones? ¡Por supuesto! No hay nada más fácil ni probable. Pero si existen conspiraciones, no puede existir LA conspiración como la conciben los conspiracionistas: mundial, infalible, omnicomprensiva y duradera.

    Y la consecuencia de creer que la hay es la siguiente:

 Pero probablemente el efecto más pernicioso de creer en esta conspiración universal es que implica creer que el mal es más poderoso que el bien.

       Todo eso se completa con la ilustración de cabeza que muestra el porcentaje de credibilidad en las “conspiraciones” imaginadas por los estúpidos americanos, tales como los extraterrestres, el anticristo, el rock, las logias, etc.
           Nos dice que ¿quién puede ser tan idiota de creer que tantas gentes, durante tanto tiempo, se puedan poner de acuerdo para un fin maldito sin que nazcan entre ellos la división, las rencillas y todo ese tipo de desórdenes? Realmente – nos ilustra- no hay que conocer la naturaleza humana para creer estas cosas de las conspiraciones.

       Bien mirando, las razones esgrimidas servirían de igual manera para fundar el argumento de que tampoco hay una organización parecida para el bien, y si lo buscamos al problema en “la naturaleza del hombre”, pues bastante razón tendrían. Esto nos llevaría – como nos está llevando en muchos casos que venimos tratando- a que la Santa Iglesia Católica nos es tal “organización” infalible e indefectible para el bien, sino que tiene sus bajones, hay malos y buenos, se desvía y se endereza, fluctuando con el hombre y sus tendencias.

       Pero resulta que esta “organización” es de carácter “sobrenatural”, y por ello mismo, no tiene estos problemas “naturales”, y por tanto los católicos creemos que Ella es una organización que “conspira” para el bien en una línea recta desde su fundación hasta el fin de los tiempos y fuera de la cual no hay salvación. Resulta que esta Iglesia, fundada por Cristo, es una “reorganización” de la sociedad herida por el pecado, que se nutre de la gracia de la Redención operada en el sacrificio del Calvario, acto que se renueva en cada Misa, y que se expresa políticamente en una sociedad de hombres que reconocen que Cristo es su Rey, y que viven para un fin sobrenatural. Es justamente esta organización la que está dirigida por el mismo Cristo.

        Lo que queremos resaltar es que los argumentos del artículo, por lo menos en lo que hace a la economía del bien, no tiene en cuenta el orden sobrenatural. Lo que nos queda por ver, es si existe una tal economía del mal, y si en este campo también orbitan fuerzas sobrenaturales.

        Santo Tomás enseña que así como hay una Iglesia de Cristo, hay una contra-iglesia del demonio. No quiere decir esto que haya un plan con un fin dispuesto para un orden maligno prefijado, ya que el mal sólo puede producir el caos y el desorden, y por ello sus intenciones concretas al respecto de los fines humanos cambian a capricho de los males que persiguen los malditos; pero todos esto fines, aun disímiles y hasta encontrados, son útiles para el fin propuesto por el demonio, que es nuestra perdición. El alienta e inspira cualquier iniciativa maligna y todas le sirven para su objetivo de perdición de la raza humana. En él todas estas iniciativas encuentran un “príncipe” que las guía y las hace confluir en el peor de los resultados, malos resultados que pueden ser igualmente malos para los malos objetivos de los hombres. Por ejemplo, vean la última revista Cabildo, en ella se habla de que kirchnerimo y macrismo son dos caras de una misma moneda; y aunque el argumento pueda parecer caprichoso o manipulado, porque evidentemente estas partes pugnan; ambas al dirigirse a un mal, tienen un mismo jefe que las guía y que las pierde.

   De hecho, sí hay una Gran Conspiración del mal, la que llevó a Adán al pecado, la que alejó a los cainitas de la Promesa, la que llevó a Cristo a la Cruz, y la que lleva a los hombres y las sociedades lejos de Cristo. Esta es mundial, omnicomprensiva y duradera, siempre la misma y con el mismo jefe y con su ley y tradición, una tradición maligna que viene desde Caín. Sabe que fracasará en su intento de hacer fallar el destino de la creación, pero se solaza en cada pérdida.

   Ahora bien, esta conspiración que podemos llamar sobrenatural, tiene sus socios “naturales”, que son todos aquellos que combaten en el hombre y las sociedades, por distintas clases de medios que pueden parecer hasta contradictorios, su tendencia a lo sobrenatural. Lo hacen ya sea negando la existencia de lo sobrenatural, ya sea promoviendo conductas que dejen en lo privado lo sobrenatural, ya sea elevando al hombre por sobre Dios, o ya sea separando los fines en naturales y sobrenaturales.

    Estas fuerzas son ideas, sí, como el mesianismo histórico, el ateísmo, el laicismo, etc… pero… no podemos dejar de ver el que estas ideas han sido motorizadas por organizaciones poderosas, de gran permanencia en la historia, y que justamente son estas organizaciones las que inspiran artículos como el que criticamos, a fin de que parezca una locura pensar que ellas pueden existir, que puedan existir esas “conspiraciones”. El sólo nombrarlas ya producen el efecto de que quienes las nombran, son “locos de remate”.

     Estas son las Organizaciones Naturales que atacan a Cristo como el Dios-Hombre, pero en su expresión más humana y social que es Su Iglesia, a la que persiguen como objetivo permanente por la vía de la Revolución. Revolución que no importa qué signo toma, si liberal, burguesa, comunista o capitalista, mientras la Iglesia sea la que recibe el ataque.

     Pues bien, loco como estoy, acá van: son la Nación Judía y la Masonería. Y no hay que ser un buceador sabio de la historia para ver sus apariciones en cada una de las revoluciones malditas que con sus fracasos – como debe ser- han ido socavando el poder de la Iglesia y su prestigio social y moral, demostrando cada vez que sus objetivos no eran los objetivos propios de cada una de estas revoluciones, sino que su objetivo era siempre la destrucción de la Iglesia de Cristo. El mismo Islamismo, que puede entenderse perfectamente como una revolución, nació en mentes judías para atacar la cristiandad.

     No hay que ser un genio para no ver en la actual revolución sexual el claro objetivo de destruir el regimiento de la Iglesia en la moral de los hombres y nos es muy rebuscado el encontrar los nombres judíos y masones en cada uno de estos ataques. (Véase que el medio dónde nació esta revolución fue la cinematografía, toda en manos de judíos en su inicio, y esto permanece en la televisión). Quedó clarísimo que la revolución litúrgica llevada en el Concilio Vaticano II, tuvo como protagonista principal a un reconocido francmasón (Bugnini).

     Es más, la masonería, más tardía que la nación judía, ha sido el brazo de la Nación Judía en la gentilidad, y así como la primera ha atacado a Cristo Mesías, la segunda tiene un objetivo fijo en su Iglesia.

      Sí hay enormes conspiraciones, de larga data, de permanencia desde el principio de los tiempos hasta el fin de los mismos, y que aún sus diferencias humanas y programáticas son apariencias para el que sabe ver, y que todas esas diferencias se sentirán allanadas y encontradas cuando confluyan en el gobierno mundial del Anticristo.

    Todo esto que puedo decir en este medio, no se puede decir en ningún lado. Los académicos jamás lo dirán, y evitando ver en la “revolución” - que encabezan estas dos organizaciones naturales – un ataque directo y principal contra la Iglesia de Cristo, buscarán restauraciones sociales por fuera de la misma confluyendo finalmente con las energías del mal. La actual crisis de la Iglesia provocada por estas conspiraciones, está generando, más allá del desastre de sus jerarquías y el aparente triunfo del humanismo – que fracasará sin duda alguna-   una mucho más importante herida que es la defección de los fieles en la confianza que merece la Iglesia de Cristo mediante la desacreditación de su historia, tarea que en nuestro medio se está desplegando por los promotores de una supuesta restauración y que tienen a Louis Bouyer como inspirador.

    La típica mentalidad revolucionaria ha usado siempre este argumento, valiéndose de la falencia de algunos hombres para destituir las instituciones que el curso de la historia ha creado y reemplazarlas por creaciones ideológicas que se anuncian sin ningún defecto. Un defecto en un Rey era la razón para voltear la monarquía que bien había servido a la cristiandad durante siglos, y unos Papas defectuosos serán usados para destruir el Papado en pos de nuevas fórmulas parlamentarias. La revolución debe dejar en claro que este desastre actual – que es su éxito y su objetivo -  es culpa de “los últimos mil años” y no de ella. Es más, debe dejar en claro que el desastre es fruto del “integrismo” y no de los novadores, que es un problema de novadores que estallaron frente a la exageración de los rígidos. Escuchemos a Calderón Bouchet en la introducción a su obra sobre la Revolución Francesa: “ Cuando la revolución en su fase más moderna entra en la Iglesia Católica bajo el discurso modernista, fue necesario inventar el término “integrismo” como contraposición dialéctica inevitable para el mejor empleo de la semántica de la ambigüedad. No se trataba de combatir el catolicismo en sentido estricto, sino de disfrazar el ataque bajo el sesgo de una agresión a la defensa exagerada de la posición tradicional”.

     Creo que el humanismo modernista está llegando a su fin con frutos de destrucción, y ante este fracaso que tiene a Francisco como el “non plus ultra” de la idea, vienen nuevos vientos revolucionarios de la mano de novadores como Louis Bouyer, cuyo objetivo es aprovechar el descrédito para derribar la sabiduría de siglos, acentuando los defectos y falencias humanas para destruir la Institución. Es siguiendo su lógica dialéctica que muchos hoy, en nuestro entorno, están ensayando esta nueva cabriola arrevesante que es un liturgismo mistérico del que surge una revelación o doctrina, y no al revés en el clásico curso de la primacía de la inteligencia.

      Los “integristas” sabemos que una restauración litúrgica del Vetus Ordo que no se nutra en la sabiduría y concisión de la doctrina tomista con respecto a los textos de la Misa y la función del Sacerdote, como lo fue el Motu Proprio de Benedicto XVI (Summorum Pontificum) dictado dentro de una lógica modernista, será razón de nuevos y más profundos errores. Una nueva “hermenéutica” de raíz modernista trocará los signos a partir de una clave gnóstica que se extraerá – y se está extrayendo - de esa liturgia, por lo cual nunca nos hemos alegrado de “restauraciones” litúrgicas que no obedecen a restauraciones teológicas. La Misa Tridentina es la Misa Tomista, y es en ese ámbito teológico que se desarrolla su implicancia emotiva, artística y cultural.
  
     Es este una nueva faceta de la conspiración que aparece como contradictoria, pero que confluye al mismo río 

32 comentarios:

  1. Propongo "oficialmente" al Cocodrilo para el Eminente lugar de: Secretario de Obligada Consulta Vinculante.
    Cargo que ejercera en Econe.
    Guste o no.
    Con la "mejor" intencion
    Atanasio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpen pero no puedo aceptar. Ya hace años que no me muevo de Vistalba ni pienso moverme, y por otra parte pretendo el Vaticano. Si Esteban podía ser Papa, bien puede mudarse el Vaticano a Vistalba.

      Eliminar
    2. No avive giles que tendra que atender a don Bergoglio.

      Eliminar
  2. https://youtu.be/IXHJBic6Jbo
    La elección del cardenal Siri | vaticanocatolico.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi estimado sedevacantista: Estoy al tanto de esos pormenores y la verdad es que disiento con las conclusiones jurídicas. Si Siri fue elegido, si se le hicieron amenazas, si se volvió a votar estando el Cónclave reunido en pleno; si él no protestó una vez que las amenazas habían cesado, si él mismo reconoció como Papa al segundo electo hasta el finalk de sus días, si toda la Iglesia reconoció como Papa al electo. Pues lo que debemos concluir de ser cierta la especie, es que Siri fue Papa por un día y que renunció. Si la renuncia fue en ese momento bajo vis irresistible, no lo fue más tarde. En el Concilio Siri, retiró el apoyo frontal a la posición de Lefebvre, cuando fue preguntado de las razones por las que los viejos Tradicionalistas se abrieron de la lucha, hizo con la mano un gesto muy común para designar el dinero (frotar índice y anular contra el pulgar). Siri era un débil y un pusilánime, es muy probable que no haya querido esa batalla para él, de hecho, nunca la enfrentó como se debe.

      Eliminar
    2. No soy sedevaca. Pero cuando tienen buenos argumentos los escucho. Y los tienen por ejemplo cuando hablan de cómo se fue deformando el concepto de ignorancia invencible y de bautismo de sangre ¿los ha escuchado usted? si mal no recuerdo ellos comentan ese tema en un video de título fuera de la iglesia no hay salvación, comentan que a un clérigo que participó en vaticano primero que luego fue canonizado le dió un ataque de escuchar las novedades que muchos querían que se aprobaran.

      Eliminar
    3. Estimado amigo; sin duda hay buenos argumentos con respecto a las reformas y a los cambios ideológicos, pero el sedevacantismo, más allá de los argumentos, establece que la sede está vacante desde ... (no sé exactamente cuándo) por una serie de informalidades en las elecciones de los Papas. Que toda la Iglesia está usurpada, y que por lo tanto, ya no tiene tangibilidad ni visibilidad para los fieles que han quedado a la deriva de semejante engaño, sin saber ni siquiera si los sacramentos son válidos. Esto sería la defección total de la promesa sobre la subsistencia. Es más simple para explicar muchas cosas, pero es terrible en sus consecuencias.

      Eliminar
  3. Entre el summonrum puente roto y la hermenéutica hegeliana de las perdices mareadas suf.... tómbola cartón lleno...ay benenito beneniiiito, que bichos dañinos porrr favor.
    Primero le tiran una bomba nuclear al puente y luego te dicen HE AQUÍ EL PUENTE demolido si quieres puedes pasar por ahí ... vamos que no hay que ser muy perspicaz para ver que ningún obispo iba a apoyar a cura alguno para que la celebre, que encima cura alguno aprende ya latín en seminario alguno, mucho menos van a aprender la verdadera misa.
    Es cada vez más evidente lo que algunos agoreros en la red advertían, que lo que benenito pretendía era más adelante hacer una síntesis entre el vetus ordoe y el novus desordoe, profetas de calamidades bien ciertas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y encima en los setenta hicieron PIRAS con los misales verdaderos /que hdps atómicos pagdiéee.../ así que encontrar uno va a ser muy difícil.

      Eliminar
  4. Entre ellos no hay rencillas porque como lo dijo el mismo Jesucristo un reino dividido no puede subsistir y los diablos no van a atacar a los que hacen la obra del demonio es decir a sus esbirros.

    ResponderEliminar
  5. No es que el mal sea más poderoso, es que a medida que el ser humano no cumple con Dios va ganando terreno el mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En términos naturales, y desde el pecado original, el mal es más poderoso (ley de entropía), el demonio ES Principe de este Mundo y la historia decae hasta hasta la casi total perdición de la humanidad. Desde la perspectiva sobrenatural el bien triunfa. Cuando el artículo dice - en clave naturalista- que estamos diciendo que el bien no va a triunfar (en la historia) establece una clave progresista.

      Eliminar
  6. Como se puede decir que la iglesia conspira para el bien, ese término es peyorativo en sí y no es el correcto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff, las comillas determinaban un juego de palabras y sentidos.

      Eliminar
  7. Aunque Bugnini hubiese sido un super masón eso no hace al tema sino el que le permitió hacer todo el chanchullo que fue el subversivo NEFASTÍSIMO montini.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, pero tenga en cuenta que todos estaban convencidos que Bugnini era un cuatro de copas que compilaba fórmulas y protocolos sin mucha pretensión teológica. Le decía al Papa que eran fruto del trabajo de los teólogos, y a los teólogos que eran queridas por el Papa, y se llevó puestos a los dos púgiles. Después lo hicieron torta, el mismo Montini lo desterró, pero ¡Habían aprobado su reforma! Y tuvieron que hacerse los burros. Era un tano genial de la intriga, el mismo Bouyer dice que lo engañó y cuenta estas peripecias. Tampoco logró "todo" lo que pretendía, que era más que lo que se hizo, pero luego lo fueron haciendo a partir del estado de ambigüedad en que se dejó una cosa a la que nadie prestó la debida atención.

      Eliminar
    2. ahhhh ....por favor, no exhonere al rojito montini que andaba en comunicación con el soviet por eso Pío XII lo tuvo que sacar de la secretaría de Estado.

      Eliminar
    3. No sea obsecado, nadie exhonera a nadie, pero los matices son matices.

      Eliminar
    4. Después de todas las jugarretas que le hicieron a monseñor Lefebvre creo que es una bajeza defender a esta gentuza usurpadora del trono Petrino.

      Eliminar
    5. El único error de Siri debe haber sido que estaba como tantos bien ejercitado en la obediencia, que en esa época era positiva, pero que ellos arteramente la utilizaron para que les juegue en contra.

      Eliminar
  8. EL DESMORONAMIENTO DE LA ESPIRITUALIDAD TRADICIONAL EN LA IGLESIA CATÓLICA
    Decimos que hay otra línea más sutil y profunda en la evolución del fenómeno espiritual moderno, que se desarrolla sin llegar a una ruptura abierta con la doctrina católica. El desarrollo de esta línea fue el que permitió el desmoronamiento de la espiritualidad tradicional. La piedad antigua y medieval fue paulatinamente cediendo paso a lo que se conoce como "devotio moderna".
    A fines del siglo XIV se constituye en los Países Bajos y Bajo Rin la escuela espiritual que ya entonces fue llamada "devotio moderna". Sus fautores visibles fueron los Hermanos de la vida común y los canónigos regulares de San Agustín[47], que seguían una novedosa línea espiritual inspirada en Gerardo Groot y su discípulo Florencio Radewinjs.
    Bajo el impulso de estos religiosos la nueva escuela se extendió rápidamente por los Países Bajos, Alemania, Francia e Italia. En España fue recogida por el abad montserratino García Cisneros[48].
    "En el fondo —dice un autor— la "devotio moderna" fue un ramal de aquel movimiento que llamamos Humanismo y Renacimiento y que dio relieve a la personalidad humana. Huelga decir quo la personalidad toma un relieve ascético en el sentido de conocerse a sí mismo y convertir el alma humana en el centro del consorcio con Dios y campo de batalla contra el maligno. Su principio fundamental es que hay que encontrar a Dios dentro de la propia alma mediante el recogimiento y la meditación"[49].
    La "devotio moderna" funda la vida espiritual en una suerte de interioridad individual que implica un planteo religioso bien diferente al cultivo de la liturgia y la contemplación con fundamento cosmológico que proponía la piedad antigua. Paulatinamente, el universo va dejando de ser objeto de contemplación como reflejo de las energías divinas; la propia interioridad de cada alma pasa a ser el principal objeto de consideración religiosa y la moral individual adquiere desmesurada importancia.
    En la "devotio moderna" el hombre ejercita un permanente autoanálisis de su subjetividad como ámbito en el que se verifican las realidades espirituales. En la práctica ello se manifiesta en un desmedido crecimiento de la emotividad, los impulsos sensibles y, en general, todos los elementos del psiquismo inferior que pasan a constituirse en los ejes de la vida espiritual en detrimento de otros factores más sólidos y profundos.
    Ciertamente sería insensato concluir que en el ámbito de la "devotio moderna" absolutamente nadie puede obtener frutos espirituales ni alcanzar grados de santidad, ya que también deben tenerse en cuenta otros factores inconmensurables como, por ejemplo, el milagro, o las gracias extraordinarias que una persona pueda recibir en su vida. Pero nótese que aquí precisamente es donde resulta ostensible una de las consecuencias más graves de la "devotio moderna": su desarrollo a través de los siglos no sólo ha vaciado de substancia al mundo cristiano, sino que ha convertido a la santidad (para la cual están llamados pueblos, naciones y continentes) en un fenómeno extraordinario y limítrofe.
    http://www.catolicosalerta.com.ar/fidelidad-santa-iglesia/fidelidad-santa-iglesia14-02.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta reacción espiritualista surgió como defección de la inteligencia ante las distintas y confusas escolásticas medievales, en ese bodrio, los "poberellos" tiraron todos los libros y se pusieron a rezar. Pero no advirtieron el enorme acierto de la escolástica tomista que no les llegó a conocimiento y que no quisieron emprender ya cansados de bodrios y desesperanzados de la inteligencia se volcaron a la emoción. Pero el Tomismo ganó el ámbito Vaticano, no hubo tal infiltración en la doctrina de los Papas hasta el mismo Pio XII que se mantuvieron tomistas. Sin duda alguna esta Devotio Moderna es un componente del modernismo que vino de la mano de Franciscanos, Jesuitas y otras órdenes, pero su esencia está sabia y firmemente condenada por los Papas de los siglos XIX y XX. Esto lo trae bien explicado Gilsón.

      Eliminar
  9. .... Es más, debe dejar en claro que el desastre es fruto del “integrismo” y no de los novadores, que es un problema de novadores que estallaron frente a la exageración de los rígidos.
    ahh jaja esa frase pinta de cuerpo entero al ideario wánderiano.

    ResponderEliminar
  10. Tanto "gre-gre" al "santo" boton.
    Volver a Calmel. Pocos, y sin "vueltas".
    Tal vez, alli encontrareis-al menos alguno-de los que habeis abandonado.
    Sostienen cimientos sobre Roca.
    Y se extrañan.
    Atanasio

    ResponderEliminar
  11. Qué tal, vuelvo a formular la consulta ya que no debe haber llegado el mensaje, ¿cuánto hay de cierto en las obras del padre Malachi Martin?, saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo personal no lo tomo como fuente segura de nada, ni de doctrina ni de datos, pero en medio de toda esa profusión hay que espigar muchas cosas que pueden servir si están corroboradas por otros indicios. En lo personal tengo sus libros, pero jamás he leído uno entero, he tomado partes. Si usted es un hombre de no muchos libros y buenos (lo que es muy bueno) no lo lea, no vale el esfuerzo, hay que colar la pepita en un montón de escoria.

      Eliminar
    2. En eso coincido con el kroko.

      Eliminar
  12. ¿habrá algún artículo que señale los errores de veritatis splendor ya que pareciera ser un escrito ortodoxo?

    ResponderEliminar

Comentarios con buena intención no serán publicados.